El automóvil: primer motor de la cadena de producción

A finales del siglo XIX y principios del XX tuvo lugar el gran desarrollo de una de las máquinas que más ha impactado en la historia de la humanidad: el automóvil.
Este invento fue posible gracias a la aplicación de motor de combustión interna construido por el alemán Nikolaus August Otto. Este motor de gasolina es el que utilizan de manera convencional los automóviles de hoy en día, y también sentó las bases para el de diesel.
Este motor funciona gracias a la compresión de una combinación de aire y combustible que hacen girar unos cilindros, los cuales, a su vez, hacen girar un pistón que da tracción a las ruedas.
El “Motorwagen” fue el primer vehículo automotriz, fabricado por Karl Friedrich Benz en 1886. Este modelo tenía tres ruedas, una adelante y dos atrás, y era idéntico a un carruaje pero sin caballos. El motor se colocó en la parte posterior del carruaje para impulsar las ruedas traseras. En 1888 se adaptaron las primeras llantas de caucho y para 1893 ya se había construido el Benz Victoria, primer automóvil de cuatro ruedas.
La empresa francesa Panhard et Levassor es también uno de los primeros fabricantes de automóviles. El sistema Panhard se aplicaba a los vehículos construidos desde 1981, y consistía en colocar el motor al frente del chasis y transmitir la tracción a las ruedas posteriores por medio de una cadena, sistema que se sigue empleando con las mejoras y adaptaciones correspondientes. En 1892, un auto de esta marca fue el primero en recorrer la distancia de Paría a Versalles sin problemas técnicos de importancia y circulaba sin dificultad a la vertiginosa velocidad de 10 kilómetros por hora.
La también francesa Peugot fue de las primeras compañías en interesarse por la fabricación de automóviles y ha mantenido desde entonces los primeros lugares en desarrollo y construcción a nivel europeo. Curiosamente, en sus orígenes, la empresa estaba dedicada a la construcción de molinos para café, hasta que en 1885 Armand Peugot decidió incursionar en el mercado de las bicicletas y en 1889 en los automóviles.
La mayor revolución en el mundo en este ramo y en el de la producción de máquinas a gran escala en general se debe a Henry Ford, quien en 1908 presentó su modelo Ford T. Ente otras innovaciones, el motor y la transmisión estaban contenidos en una caja al frente del vehículo, con lo que se mantenían protegidos; igualmente, los cuatro cilindros formaban un solo bloque. La idea de Ford era desarrollar un automóvil funcional y de bajo costo, accesible al gran público, mediante la producción masiva en cadenas de ensamblaje.
El diseño básico del automóvil contemporáneo, con el motor adelante y el volante a la izquierda, así como los medios de producción de las fábricas modernas de todo tipo se deben, pues, a Henry Ford.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to El automóvil: primer motor de la cadena de producción

  1. tezontle says:

    Es muy interesante la historia del automóvil y ver como en mas de un siglo han evolucionado tanto los vehículos de motor, tanto que han cruzado los límites del cielo… muy buen post!!!

  2. Además de interesante la historia del automóvil creo que ha sido uno de los avances más relevantes del siglo XX pues surgio una industria totalmente nueva que dio trabajo a muchas personas y que también fue pionera de otros motores más complejos que han facilitado la vida y el trabajo de la humanidad a todo lo largo y ancho del mundo.

Leave a Reply