Características de los lubricantes para vehículos

Los lubricantes para vehículos son importantes para garantizar un buen funcionamiento y prolongar la vida de los mismos, los lubricantes se pueden utilizar en distintas industrias, en esta ocasión hablaremos del aceite para moto y automóviles, y las características que deben tener para garantizar un óptimo funcionamiento.

El lubricante es una sustancia que disminuye la fricción entre dos superficies que entran en contacto, es una delgada capa de fluido que se interpone entre dos superficies sólidas evitando así que entren en contacto y puedan resbalarse sin sufrir algún deterioro.

Los avances en la química orgánica han logrado que se fabriquen lubricantes más especializados, los cuales permiten grandes ahorros de combustible, lo cual beneficia en gran medida al medio ambiente gracias a la reducción de emisiones de gases dañinos.

Entre los principales beneficios de los lubricantes están:

*Reducir el rozamiento de piezas
*Disminuir el consumo de carburante
*Proteger contra el desgaste de los órganos mecánicos y la corrosión
*Evacuar las impurezas por el filtro de aceite y el drenaje para mantener la limpieza de las partes del motor
*Reforzar la impermeabilidad y la evacuación de forma eficaz del calor, lo cual permite enfriar el motor para evitar malformaciones en alguna de sus piezas.

Para la fabricación de los lubricantes es muy importante revisar las características de las bases, las cuales se encuentran incluso bajo normativas internacionales. A continuación te explicamos las principales características que debe tener un aceite automotriz:

Punto de inflamación: este punto tiene que ver con la temperatura a partir de la cual la sustancia puede prenderse al contacto de una llamada durante un periodo aproximado de cinco segundos, este valor es muy importante porque es el que limita la temperatura a la cual el aceite debe estar expuesto para evitar cualquier tipo de incidente.

Punto de congelación: contrario a la característica anterior, ésta se refiere a la temperatura a la cual el aceite puede congelarse y por lo tanto indicia la temperatura mínima de uso para evitar desperfectos.

Viscosidad: esta propiedad indica lo pesada que es la base lubricante, es considerada la característica más importante. Existen dos normas que se encargan de vigilar esta propiedad, la ISO y la SAE, la primera se emplea para aceites industriales y la SAE que es para lubricantes de uso automotriz.

Índice de viscosidad: es la capacidad que tiene el lubricante de mantener su viscosidad en una amplio espectro de temperatura, dependerá del uso de la maquina el índice que requiera.

Volatilidad: se refiere al porcentaje de producto que en ciertas condiciones de temperatura se evaporará.

This entry was posted in mantenimiento automotriz and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply