Hacking de autos, todo lo que debes saber

Uno de los mayores atractivos de los automóviles actuales y del próximo 2017 es su conectividad a Internet y el hecho de que se puedan conducir sin la necesidad de una llave. Sin embargo, esto también tiene un riesgo ya que es posible hackear un automóvil y tomar su control para robarlo; si bien esta actividad comenzó hace seis años, desde hace tres se ha vuelto popular.

Los ciberdelincuentes pueden infiltrarse en los sistemas tecnológicos de los vehículos de control electrónico, eludiendo los sistemas de seguridad, de modo que pueden desactivar los frenos y el motor. Al desactivar los dispositivos de seguridad, se pueden apropiar del automóvil sin una llave de verdad, ya que aprovechan las vulnerabilidades de los protocolos de autenticación y criptografía que se utilizan comúnmente, por lo que los sistemas de arranque sin llave física pueden ser atacados.

Algunos vehículos  demostraron ser inseguros, por lo que las marcas como Fiat, Jeep, Dodge y Chrysler actualizaron su software para incrementar la seguridad en los que utilizan sistemas de arranque sin llave.

Otro problema proviene de las memorias USB utilizadas para el sistema de navegación a bordo u OBD, con el que se puede revisar los hábitos de manejo del vehículo, pues no utilizan tecnologías de seguridad.

Muchas personas creen  que solo los vehículos con conexión a Internet pueden sufrir un ataque, pero lo cierto es que también pueden manipularse los que no están conectados, ya que los ciberdelincuentes pueden impedir que entren los cambios, aumentar la velocidad, encender y apagar el motor por completo. Además se ha descubierto un código de ataque para abrir el baúl, destrabar las puertas de los pasajeros, trabar la puerta del conductor, activar el limpiaparabrisas y hacer salir el líquido de limpieza.

Estos ataques no son sencillos de realizar porque tienen que tomar el control de los sistemas informáticos del vehículo, para lo que es necesario acceder al auto físicamente. Sin embargo, en los análisis de seguridad, los ataques se han realizado con una aplicación de teléfono móvil conectada a un dispositivo del vehículo mediante el Bluetooth.

Para un ataque de este tipo, se deben conocer los detalles electrónicos del modelo elegido y tener acceso físico al vehículo, aunque los experimentos de seguridad comprueban que se puede vulnerar el auto aunque no esté conectado a Internet.

Los conductores confían en estas tecnologías modernas más que en las actuales, pero no por ello deben confiarse y descuidar la seguridad de sus vehículos, pues aunque autos y camionetas están cada vez más conectados, los sistemas informáticos y la seguridad de la información continúan desprotegidos.

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply