Importación libre de gasolina no garantiza precios bajos

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Con el nuevo anuncio hecho por la Presidencia de la República en el cual se da puerta abierta a la importación de gasolina y diésel se aumenta la oferta de marcas, sin embargo los empresarios temen no tener el espacio suficiente para el almacenaje.

Abril será el mes que cambiará la jugada en cuanto a los hidrocarburos nacionales, pues a partir del primero de ese mes, diferentes abastecedoras podrán competir contra la nacional Pemex por la venta de productos que inicialmente estaba planeada para llevarse a cabo en 2017, lo que a decir de expertos no implica que vaya a ser inmediata la llegada de combustibles internacionales.

Antes de ver gasolinas extranjeras siendo vendidas en los abastecimientos, se podrá ver un incremento de la inversión para las terminales de almacenamiento e infraestructura de transporte, sin embargo también existe la preocupación sobre cómo esto afectará a la infraestructura de Pémex y a los contratos de proveeduría de la franquicia nacional, pues los kilómetros de poliductos que se utilizarían para importar hoy en día son utilizados para llevar el producto a las refinerías, que es finalmente en donde el consumidor la paga.

Las principales empresas que han entregado propuestas al gobierno mexicano son Exxon Mobil, Chevron, Texaco, Valero, Puma y Trafigura que están interesadas en empezar la importación al momento en que se abran las puertas. Otra de las dudas sobre el modo de operación de este mercado es que el gobierno puede imponer ciertos aranceles a la compra de gasolinas extranjeras ya que dicho combustible no se encuentra en el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica.

En cuanto a los precios de las gasolinas podrían no verse inmediatamente modificados pues el control del precio de las mismas en México se encuentra controlado por un rango que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público establece, por el momento las tarifas de la gasolina que hasta ahora oscilan entre los 13.16 y los 13.98 pesos por litro. Se prevé que la importación tenga un coste de 7.50 pesos el litro y sin embargo el precio a pagar por ella será el establecido; la última etapa de este precio se tiene calculado para el 31 de diciembre de 2017.

En el momento el único beneficio es que habrán diferentes calidades de gasolina aparte de la magna y premium, sin embargo queda la duda sobre el destino de Pemex, una de las empresas mexicanas más prolíficas que aporta una cantidad muy importante del PIB.

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply