Porsche se deslinda del accidente fatal de Walker

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Pocos podíamos creer que fuera cierta la noticia de la muerte de Paul Walker, el protagonista de la saga cinematográfica “Rápido y Furioso”, no solamente por su juventud sino porque la manera en la que había muerto era una ironía; habría muerto calcinado dentro de su Porsche Carrera GT después de tener un accidente por manejar a exceso de velocidad. La noticia corrió como pólvora por las redes sociales y los noticieros de espectáculos creando una nube en torno al acontecimiento.

A pesar de que dos años nos separan de dicho acontecimiento, la controversia no ha terminado pues la hija del actor, inconforme con las explicaciones de la empresa automotriz, interpuso una demanda responsabilizando de la muerte de su padre a Porsche y esperando una compensación millonaria por una supuesta falla en el funcionamiento del coche de su padre.

El argumento de la demanda gira en torno a supuestos defectos en el diseño de los accesorios de seguridad como los frenos o los cinturones que a decir de Meadow Walker, provocaron que su padre, al estrellarse contra un árbol, no pudiera sobrevivir.

Como era de esperarse, la empresa rápidamente contestó a las acusaciones de la hija de Walker asegurando que si bien el coche no se encontraba en el mejor estado, la culpa habría sido directamente del actor por no darle el mantenimiento adecuado a un coche de ese estilo aparte de haber excedido los límites de seguridad pues la oficina forense asegura que al momento del impacto el coche se manejaba entre los 128 y los 150 kilómetros por hora, más del doble de la velocidad segura y permitida en Valencia, un condado ubicado en Los Ángeles, California.

Ante la negativa por parte de Porsche hacia la hija de Walker, el padre ha intercedido imponiendo también una demanda argumentando que la empresa no garantiza lo que en realidad ofrece, pues el Porsche Carrera GT es anunciado como “el coche de carreras autorizado para ser usado en la calle” lo cual, a decir del padre es mentira, pues cree que el auto debió contar con un control de estabilidad electrónico, que es una característica común en los coches de hoy en día.

Tras hacer varios estudios tanto a los cuerpos como al coche, se determinó que Walker seguía vivo después del choque hasta el minuto y 20 segundos después del impacto que fue cuando se encendió en llamas, sin embargo también se sabe que el coche estaba modificado de manera que pudiera ir más rápido que los coches recién salidos de la agencia.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply