Dispositivo mexicano pudo haber salvado la reputación de VW

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Hace un mes escuchamos por todos lados cómo un dispositivo electrónico instalado en ciertos modelos de algunos coches Volkswagen lograron burlar los marcadores de contaminación ambiental para poder emitir más CO2 del que en realidad marcaban al momento de estar siendo examinados. Este escándalo causó la caída en las acciones globales de la empresa y también la caída de la popularidad entre los amigos del medio ambiente, pero ¿habría manera de impedir dichas emisiones?

En México se inventan diariamente cientos de aparatos útiles para la vida diaria, en este caso se inventó la máquina llamada Generador de Hidrógeno a manos del inventor mexicano llamado Pedro Castañeda Jiménez, un aparato que es capaz de reducir las emisiones contaminantes hasta en un 60% en vehículos de diésel, gasolina y gas.

Este aparato funciona de la siguiente manera: se coloca el aparato junto al motor, se conecta a la admisión de aire que se encuentra cerca del sistema de inyección; al momento de encenderlo el hidrógeno entra al sistema y permite eliminar los contaminantes. La purificación de gases emitidos por la combustión de las maquinarias como los coches ayuda a evitar el impacto negativo de los cientos de miles de emisiones que se dan día a día en las ciudades.

El inventor, oriundo de Baja California aseguró haber basado la creación de su experimento en el proceso de la electrólisis en la cual el oxígeno e hidrógeno se disocian en el agua por medio de la electricidad; para construir el primer prototipo se requirieron tres años de trabajo antes de poder pasar las pruebas técnicas a las que la Secretaría de Protección al Ambiente de Baja California (SPA)sometieron el dispositivo.

Como resultado de todas las pruebas se emitió un comunicado en el que se asegura que gracias a dicho invento, se pueden reducir hasta en un 60% las emisiones totales de los motores de diferentes vehículos sin importar la marca, tipo de hidrocarburo y desempeño.

Aparte de los beneficios que se consiguen con este dispositivo, tiene la ventaja de no presentar oxidación en sus celdas y ser accesible a la población, pues se calcula que el precio total del aparato más la instalación sería de 3,500 pesos.

Hoy en día se trabaja en la etapa final del proyecto que es encontrar inversionistas que estén interesados en desarrollar la idea en mayores proporciones y llevarla a nivel mundial.

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply