Qué NO hacer al operar un patín hidráulico

Casi todas las cosas que tienen ruedas parecen algo divertido de usar: los cochecitos de los hijos, los carritos del supermercado, los diablitos y los patines hidráulicos parecieran máquinas que nos desafían a montarlos sin tener accidentes y aunque algunos de nosotros logramos dominar el impulso, hay muchos otros que se dejan llevar y les dan los peores de los usos, principalmente a los patines hidráulicos.

Los patines hidraulicos son herramientas que pueden parecer fáciles de manejar, sin embargo son máquinas muy grandes y pesadas que requieren de mucha habilidad para manejarse adecuadamente, más aún cuando están cargadas, pues se vuelven más sensibles a los movimientos. Se deben utilizar todas las precauciones posibles al momento de operar estas herramientas, pues cumplen una función similar a la del montacargas y de ser manejadas de manera incorrecta podemos tener graves accidentes tanto humanos como materiales.

Más allá de dar primeros auxilios a los trabajadores ya heridos, es fundamental remarcar la importancia de operarlos de manera segura, más aún los patines electricos, que necesitan de conocimiento especial en maquinarias para darles un uso adecuado.

Lo que se debe evitar a toda costa hacer cuando estamos manejando este tipo de maquinaria es:

  • Montarlos. Sí, puede parecer divertido pero muchas personas han salido gravemente heridas después de haber montado uno de estos aparatos, no solamente por una caída, sino por haber sido arrollados por otro patín.
  • Tratar de estibar a más altura de la debida. El patín siempre tiene un límite dependiendo del modelo y para qué se vaya a utilizar y el intentar subirlo más allá de su capacidad puede causarle graves daños, más aún si esto se intenta hacer cuando el patín está cargado.
  • No revisarlos antes de usarlos. Aunque ya tengamos amplio conocimiento sobre los patines de cualquier tipo, es obligatorio revisar su estado antes de empezar a utilizarlos para evitar que nosotros o las personas que están a nuestro al rededor se lastimen. También podemos evitar cuantiosas pérdidas económicas.
  • Hacer carreritas. Ya sea que el patín esté cargado o no, nunca es recomendable jugar a las carreritas con ellos, pues como ya lo dijimos, son máquinas muy pesadas que pueden lastimar mucho a los accidentados. Ahora que si están cargados no solamente corremos el riesgo de dañar el propio patín, sino también de dañar la mercancía que viene cargada en él.

Trabajemos con responsabilidad y evitemos jugar en el lugar y tiempo de trabajo.

This entry was posted in transporte de carga. Bookmark the permalink.

Leave a Reply