Porsche obtuvo mala fama a causa de la muerte del actor Paul Walker

Todos los fanáticos de los coches hemos visto mínimo una película de la saga Rápido y Furioso en donde todo es acción, automóviles irreales, hermosos, potentes y flamantes. Claro que es un deleite ver cómo los hábiles conductores guían estos autos por los circuitos de carreras a una victoria segura a través de derrapes y nitrógeno para hacer aún más veloz el de por sí ya veloz vehículo. Sin embargo en la vida real los actores pueden no ser tan hábiles con sendos motores… ¿Recuerdan a Paul Walker?

Mejor conocido como Brian O’Conner en la saga, este actor de 40 años de edad, murió el pasado mes de noviembre dentro de un Porsche, que manejado por un amigo del actor, perdió el control y se estrelló contra un poste provocando la muerte inmediata de los dos ocupantes de la máquina. Pero ¿qué tanto pudo haber afectado este incidente a la lujosa marca alemana?

Desde siempre las marcas han estado sometidas al escrutinio público y al ojo observador del consumidor, sin embargo ahora con la era de la tecnología y la información en exceso, estas evaluaciones eternas han llegado a ser más incisivas, al grado de llevar una marca a la gloria o al inframundo si así se lo propone el consumidor. Así le ha pasado a Porsche, quienes desde noviembre pasado vieron un decrecimiento en sus ventas y preferencia por parte del consumidor.

A pesar del buen movimiento mediático que tuvieron la precaución de tomar con un comunicado de prensa, las personas se han empezado a ir con la idea de que Porsche es una marca no muy segura para el conductor promedio amante de la velocidad. En el comunicado de prensa, representantes de la marca aseguraron que a cada propietario del Porsche Carrera GT (modelo en el que murieron Walker y su acompañante) se le entregó un manual de uso con claras advertencias sobre su poder y las consecuencias de no darle el uso indicado.

Así, la empresa se encargó de asegurarles a los usuarios que este modelo era lo más cercano a un coche de carreras que una persona podía tener en su garaje para usarlo en las calles, con todas las desventajas (y claras ventajas) que esto implicaba.

Con esto, la marca logró desvanecer de las redes sociales el mensaje de que el Porsche es un coche inseguro para el conductor común; no se ha tenido una respuesta concisa por parte del público, pero ¿usted compraría un Porsche para su familia?

Siendo fanáticos de los autos, los invitamos a ver este documental de la formula 1 les gustará..

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply