María Villota: un largo camino para su recuperación

Dedicarse a las carreras de fórmula uno es un peligro y todos los que se arriesgan a ello lo saben. Todo puede pasar cuando se está en la pista, el más mínimo desperfecto puede llevar una carrera a su fin antes de lo planeado o hasta mandar a la tumba a quien maneja dicha máquina de alto rendimiento. En algunos casos, los accidentes han sido ocasionados por detalles tan aparentemente pequeños como un desperfecto en los resortes, ya sea que falte uno o que se pongan distintos tipos de resortes que los que se necesitan, la falta de un tornillo, una llanta baja, un desnivel en la dirección, etc., todo tiene que ser preciso y casi perfecto.

Esto lo aprendió María Villota cuando tuvo un accidente en una carrera de fórmula uno, dejándola con diferentes heridas de gravedad, entre ellas el daño permanente de un ojo. Hoy, como parte de su campaña de toma de conciencia sobre los peligros de tomar irresponsablemente el volante, amadrina un curso de seguridad vial para jóvenes. En una conferencia de prensa que dio precisamente en este curso de seguridad vial, habló de los procesos quirúrgicos que le falta por recorrer. Aseguró que tiene cinco placas de metal en la cabeza, las cuales todavía no están bien posicionadas en su cráneo, de lo cual los médicos ya se encargan, viendo las posibilidades de reacomodarlas para que queden en su lugar permanente.

Habló también de una limitación bucal que quedó después de una atrofia del músculo parietal, problema que espera poder arreglar después de un par de operaciones. Aseguró que trata de mantenerse positiva ante la situación que le aqueja, ya que está consciente de que tras las operaciones, el progreso que note será muy poco, sin embargo espera que con paciencia y cuidados salga de las operaciones.

El accidente que la dejó tan malherida tuvo lugar el pasado tres de julio, en el que perdió su ojo derecho y tuvo que estar tres meses en recuperaciones y terapias intensivas para intentar reponer su estado de salud lo más que se pueda.

Aseguró que sigue pareciéndole apasionante el hecho de correr un automovil a 300 kilómetros por hora en una pista de carreras peleando por el primer lugar con otros competidores, sin embargo habló de las posibilidades de experimentar vivencias así de emocionantes sin tener que arriesgar la vida en todo segundo.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to María Villota: un largo camino para su recuperación

  1. El accidente de Villota es una tragedia que conmocionó al mundo deportivo, sin embargo es muy rescatable que ahora hable de seguridad a los jóvenes para hacerlos conscientes del valor de su vida y que deben conducir con precaución

  2. montacargas caterpillar says:

    Es verdad que Villota hace una gran labor al exhortar a la juventud a la seguridad vial, sin embargo es triste que haya tenido que pasar por un accidente tan grave para hacerlo, ojalá se recupere pronto y vuelva a los deportes con mayor precaución.

Leave a Reply